Picaduras de sarna

Una condición común y persistente de la piel es la sarna. Ésta causa picazón intensa. La sarna es causada por ácaros que se introducen bajo la piel y se propaga fácilmente a través del contacto piel a piel con las personas afectadas. Se forman pequeñas ampollas y manchas rojas en la piel por encima de cada ácaro y se produce picazón como resultado de esta reacción. La sarna es muy contagiosa, pero aún así, se puede calmar la picazón y volver a tu vida antes de tener el sarna. Sigue leyendo y te explicamos cómo.

Picaduras de sarna

Síntomas de la sarna

Reconocer los síntomas es una parte vital del proceso La sarna es causada por el ácaro Sarcoptes scabiei, la infección se propaga fácilmente de persona a persona. La sarna debe ser considerada como una posible causa de los casos de picazón severa que duran semanas o meses. Los signos de la sarna son:

  • Picor y rascado intenso en todo el cuerpo.
  • Pequeñas protuberancias que aparecen en la piel levantada.
  • Pequeñas líneas abultadas que son madrigueras.
  • Haber estado en contacto con otras personas que han sido diagnosticadas con la sarna.

Presta atención a cuando notes comezón. Típicamente, la picazón de la sarna es peor por la noche o cuando tienes calor. Si tienes picazón después del ejercicio o de bañarte , puede ser un signo de la sarna. Busca pequeñas protuberancias en la piel. A veces son la única señal. También puedes buscar manchas rojas o ampollas en la piel, especialmente entre los dedos, en las muñecas, los codos, los tobillos, las axilas, los lados de los dedos, los genitales (hombres), las manos y los pies. Los bebés también tienen infecciones en las plantas de los pies cuando todavía no caminan.

Busca las líneas de las madrigueras. Estas van a aparecer como pequeñas líneas filiformes de un color grisáceo aproximadamente 5 a 10 mm de largo. Van a estar un poco elevadas. Pueden estar en cualquier parte del cuerpo excepto en la cara.

Picaduras de sarna

Tratamiento para la sarna

Antes de iniciar cualquier tratamiento debes visitar al médico. El médico por lo general sólo necesitará ver la erupción para diagnosticar la enfermedad, pero también puede tomar una muestra raspando bajo las rojeces y en busca de la presencia de ácaros, huevos y heces con el microscopio.

Una vez diagnosticado, el médico le recetará una crema o loción para matar a los ácaros, ésta debe contener el 5 por ciento de permetrina. Para las personas con una infestación severa y un sistema inmune debilitado, la ivermectina puede ser prescrito como tratamiento oral. Si tienes una infección bacteriana grave, tu médico también puede recetarte antibióticos.

También puedes considerar los remedios naturales como opción de tratamiento. Si estás seguro que tienes sarna y prefieres una cura a base de hierbas, el aceite de neem es un tratamiento común, disponible en los mercados del Medio Oriente y las tiendas de alimentos naturales. El aceite de Neem contiene sustancias químicas naturales que causan daño al ácaro. Combinado con baños frecuentes de cebolla, muchas personas reportan que es un tratamiento efectivo.

Para evitar la reinfestación es necesario:

  • Limpiar la casa. Desinfectar las superficies, aspirar las alfombras y mantas.
  • Lavar todas las toallas y ropa de cama en agua calientey luego meterlas en la secadora. La ropa que no se pueda lavar deben ser embolsada ​​y colocada en el congelador durante 24 horas.