Picaduras de otros insectos

Los mosquitos no son sólo una molestia. El rascarse una picadura de mosquito puede causar una infección de la piel. Además, los mosquitos pueden llevar el virus del Nilo, el virus de la fiebre dengue y otras enfermedades. Para protegerte de los mosquitos, aplica un repelente de insectos y vístete con ropa que te cubra casi todo el cuerpo cuando estés al aire libre. Utiliza mosquiteras en las ventanas y deshazte del agua estancada que haya en tu casa y a los alrededores.

Picaduras de otros insectos

Además de los mosquitos, existen otros insectos que pican. Éstos son los siguientes:

Picaduras de garrapatas

Son pocos los insectos que se meten debajo de nuestra piel, literalmente hablando. La garrapata es uno de ellos. Si te gusta estar al aire libre, ten cuidado con las garrapatas pueden estar entre las hierbas y plantas. Éstas no siempre transmiten enfermedades y la mayoría de las picaduras de garrapatas no son graves. Sin embargo, pueden llevar a enfermedades como la enfermedad de Lyme y la fiebre maculosa de las Montañas Rocosas.

Una vez que la garrapata se engancha en la piel, a menudo se mueve hasta las axilas y las ingles. Una vez se enganchan, se alimentan de la sangre y pueden transmitir cualquier enfermedad que lleven. Una picadura de la garrapata también puede desencadenar una reacción alérgica. Si te pica una garrapata, es importante quitarla adecuadamente. Para evitar las picaduras de garrapatas, cubre siempre que esté al aire libre tus brazos, piernas y cabeza. Utilizar un repelente con DEET para la piel o productos para la ropa con permetrina.

Picaduras de araña

En los pilotes de madera y en los troncos de árbol, es donde viven las arañas venenosas conocidas como viuda negra. La viuda negra tiene unas patas largas y es de color negro brillante, con un color naranja característico, rojo o amarillo en forma de "reloj de arena" en su parte inferior.

Las picaduras de la viuda negra pueden causar un dolor punzante en el área de la mordedura, pero también pueden ser indoloras. Busca en tu piel una o dos marcas rojas de colmillos, enrojecimiento, sensibilidad, y un nódulo en la zona de la mordedura. Los calambres musculares severos, náuseas, vómitos, convulsiones y un aumento de la presión arterial pueden aparecer poco después. Busca atención médica de inmediato. La medicina puede luchar contra el veneno. Si es posible, lleva la araña contigo para la identificación positiva.

Picaduras de otros insectos

La picadura de araña reclusa marrón puede ser mortal. Estas arañas pueden estar escondidas en los altillos y armarios en los estados del Medio Oeste y del Sur. Estas arañas pueden variar en color, pueden ir desde el amarillo al marrón oscuro, con manchas más oscuras en las patas. Su veneno es extremadamente venenoso, y su picadura puede causar graves heridas e infecciones. Sin embargo, es posible que ni notes que te ha picado.

Cuando la reclusa parda pica es posible que no sientas dolor, pero a menudo la piel se enrojece y luego, se vuelve blanca, desarrolla ampollas y la zona se vuelve dolorosa. Estas picaduras pueden ser mortales en casos raros. Busca atención médica de inmediato si crees que te ha picado una reclusa parda. Si puedes, lleva la araña contigo para la identificación positiva.

Picaduras de piojos

En el cabello es donde podrás encontrar los piojos. A ellos les gusta esconderse en la zona del cuello, en el cuero cabelludo y detrás de las orejas. Si no tienes piojos, mejor que no compartas un sombrero, cepillo u otro elemento con una persona que tenga piojos. Los piojos causan picazón y rascarse puede conducir a la infección. En los casos graves, puede incluso caerse el pelo.

Remedios para los piojos

Para matar los piojos y sus huevos (llamadas liendres), utiliza lociones, cremas o champús de la farmacia o recetadas por tu médico. Lava la ropa de cama, y ​​los cepillos para prevenir el contagio de piojos. Revisa la cabeza de todos los miembros del hogar, y trátalos a todos los que tengan liendres o piojos. En el caso de los piojos es más importante prevenir que curar, ya que éstos son como una plaga que van pasando de cabeza a cabeza. Es posible que cuando creas que has acabado con los piojos de los miembros de tu familia, se vuelvan a reproducir. Por ese motivo, es importante realizar un tratamiento preventivo intenso.

Picaduras de pulgas

Las pulgas no sólo las podemos encontrar en nuestras mascotas o en animales. Las pulgas son pequeños insectos sin alas y ágiles, que viven de la sangre de su huésped y como ya hemos dicho, no sólo pican a las mascotas.

Algunas personas son muy sensibles a las picaduras de pulgas y cuando se rascan pueden hacerse heridas o provocarse una infección. La mejor solución es deshacerse de las pulgas de los animales domésticos y de tu casa. Mantén a las mascotas limopias y asegúrate de aspirar las alfombras diariamente. Rocía con insecticidas las áreas infestadas. Considera el uso de un insecticida especial para tu mascota.

Picaduras de abejas, avispas o avispones

Cuando ciertos tipos de abejas pican, pierden su aguijón y mueren. Pero una avispa o avispón puede causar picaduras múltiples, ya que no pierden el aguijón. Estas picaduras pueden causar reacciones graves en personas que son alérgicas a ellas.

Si no te aparece una reacción alérgica, basta con quitar el aguijón, limpiar la zona de la picadura, aplicar hielo, tomar un antihistamínico oral para el picor y tomar ibuprofeno o acetaminofén para aliviar el dolor. Si tienes una reacción anafiláctica severa, toma un EpiPen (epinefrina). Si la inflamación o el dolor no bajan de intensidad, ves a urgencias.

Picaduras de hormigas

Las hormigas de fuego se parecen mucho a las hormigas comunes y se encuentran en la mayoría de los estados del sur. Producen grandes montículos en áreas abiertas y son agresivas cuando se les molesta. Durante un ataque, la hormiga de fuego se engancha a la piel con su mandíbula, y luego pican con las pinzas de su abdomen. Pueden inyectar veneno con ellas. Tienen una increíble fuerza en su mandíbula en proporción a su tamaño. Por ese motivo, si por ejemplo, te pican en una mano, a veces, aunque la sacudas con fuerza, puede resistir a desengancharse.

La picadura de una hormiga de fuego suele causar lesiones rojas que arden y pican. Las lesiones dolorosos llenas de pus también pueden ocurrir. Se pueden aplicar compresas frías sobre la zona de la picadura. Tomar analgésicos y antihistamínicos pueden ayudar a aliviar el malestar. Un gran número de picaduras puede desencadenar una reacción alérgica grave potencialmente mortal. Si te encuentras en el caso, ves a urgencias inmediatamente.

Picaduras de niguas

Contrariamente a la creencia popular, las niguas no son insectos, son arácnidos. En concreto, las niguas son las pequeñas o las larvas de una familia de ácaros llamados Trombiculidae. Sólo se alimentan de los humanos jóvenes. Sus picaduras son dolorosas, pero las lesiones son muy pruriginosas. El comezón alcanza su más alto nivel entre uno o dos días después de que se haya producido la picadura.

Después de unos días de estar pegada a tu piel, las niguas se caen, dejando ronchas rojas. Algunos medicamentos sin receta pueden ayudar a aliviar la comezón. Consulta a tu médico si la piel parece estar infectada o las ronchas parecen estar extendiéndose.

Picaduras de sarna

Cuando ácaros de la sarna se meten en nuestra piel, pueden causarnos un gran problema. Los ácaros se transmiten por contacto de piel con piel de una persona infectada o también por compartir toallas, ropa de cama y otros objetos. Los ácaros de sarna se meten en tu piel y van haciendo unos túneles que utilizan de madrigueras dónde se alimentan y se reproducen.

Tratamiento de la sarna

La sarna puede presentar dolores e intensos picores. La apariencia de la piel no cambia hasta varias semanas después de que los ácaros se hayan metido en tu piel. El picor es muy intenso y generalmente empeora por la noche. La erupción generalmente por los lados de las manos y por entre los dedos, las muñeca, los codos, los genitales y las nalgas. Para tratarla necesitarás una loción o pastillas con receta. Debes lavar toda la ropa, toallas y ropa de cama con agua caliente. La sarna también es conocida como escabiosis.

Picaduras de chinches

Su nombre en inglés "bedbugs" lo dice todo, ya que estos pequeños insectos tienden a esconderse en las camas. A menudo se encuentran en hoteles, albergues y complejos de apartamentos.

Los chinches dejan picaduras rojas que pican bastante, generalmente en los brazos y en los hombros. Las picaduras son más una molestia que un peligro para la salud, aunque es posible desarrollar una infección por el rascado. Si tienes una reacción alérgica en la piel, deberías utilizar cremas con corticoides y tomar antihistamínicos orales. Si el picor y las molestias persisten, deberías ir al médico.

Picaduras de orugas

La oruga más venenosa oruga de EE.UU., son las orugas puss. Éstas se pueden encontrar en los estados del sur donde se alimentan de los árboles de sombra como el olmo, el roble y sicómoro. El veneno se oculta en las espinas huecas entre los pelos.

Cuando te pica una oruga puss, puedes tener oleadas de dolor intenso, erupción cutánea, fiebre, vómitos y calambres musculares. Debes quitar todas las espinas con un celo o con un peeling facial. Si no mejoras, debes llamar al médico.

Picaduras de escorpiones

No todos los escorpiones son venenosos, pero algunos de ellos pueden ser mortales. Los escorpiones se encuentran principalmente bajo las piedras. Los síntomas de una picadura de escorpión son dolor, hinchazón, picazón, vómitos, aumento de la sudoración y problemas de visión. Si te pica un escorpión, busca atención médica de inmediato. Sería conveniente, siempre que se pueda y no te vuelvas a poner en riesgo, llevar el escorpión que te ha picado contigo al hospital para que lo puedan identificar y así darte el tratamiento adecuado.

Picaduras de tábanos

Los tábanos son como moscas. Los tábanos pican y viven en las zonas húmedas, bosques y otros alrededores húmedos. Las picaduras de los tábanos son especialmente dolorosas. Se pueden tratar con alcohol para prevenir la infección. Algunos tipos de tábanos pueden infectar a su víctima con tularemia, una enfermedad infecciosa bacteriana que requiere atención médica. El repelente de insectos y la ropa protectora, pueden ayudar a prevenir las picaduras de tábano.