Picaduras de hormigas

Cuando te pican las hormigas de fuego, te inyectan un veneno y esto es lo que te causa picazón, hinchazón y enrojecimiento de la piel. El malestar se produce cuando aparece una roncha roja seguida de una ampolla. El líquido de la ampolla puede volverse turbio y la zona comienza a picar, hincharse y se vuelve dolorosa. Aprende cómo tratar inmediatamente con una picadura de hormigas de fuego, a determinar si estás teniendo una reacción alérgica y a tratar la picadura para aliviar la hinchazón y el dolor.

Picaduras de hormigas

Si experimentas dificultad para respirar u opresión en la garganta después de una picadura de hormiga de fuego, busca atención médica inmediata.

Cuando te pica una hormiga de fuego debes:

  • Alejarte del nido de hormigas de fuego. La mayoría de las picaduras se producen cuando la gente pasa accidentalmente o se sienta sobre una colonia de hormigas de fuego. Las cientos de miles de hormigas de fuego están siempre preparadas para defender su hogar. Si comienzas a sentir las picaduras, lo primero que debes hacer es levantarte y salir de la zona lo más rápidamente posible.
  • Retira las hormigas. Las hormigas de fuego se sujetan a tu cuerpo con sus mandíbulas y son difíciles de eliminar. Quítatelas una a una si es necesario. Puedes tratar de cepillarte la ropa para quitarte las hormigas, pero si ellas están bien sujetas gracias a sus mandíbulas, no te va a ser nada fácil deshacerte de ellas. Debes abstenerte de abofetear a las hormigas, ya que esto sólo las agitará. Si hay alguna posibilidad de que más hormigas se hayan metido en tu ropa, quítatela inmediatamente.
Picaduras de hormigas

Es vital evaluar si eres alérgico a las picaduras de hormiga. Para ello debes tener en cuenta sus síntomas. Es raro ser alérgico a las picaduras de la hormiga de fuego, pero si es así, tendrás que recibir tratamiento médico inmediato. La inflamación y el dolor son normales, pero si tienes estos síntomas, busca un centro de atención médica de emergencia o ves al hospital de inmediato:

  • Urticaria, picazón e hinchazón en zonas distintas del lugar donde te mordieron.
  • Náuseas, vómitos o diarrea.
  • Opresión en el pecho y dificultad para respirar.
  • Inflamación de la garganta, la lengua y los labios o dificultad para tragar.
  • Experimentar un shock anafiláctico. Este síntoma se produce en los casos más severos, puede dar lugar a mareos, desmayo y paro cardíaco si no se trata de inmediato.

Debes buscar ayuda médica inmediatamente si experimentas una reacción alérgica. La reacción alérgica será tratada con adrenalina, antihistamínicos o esteroides en el hospital para estabilizar tus síntomas. Si ya sabes que eres alérgico a las picaduras de hormigas de fuego, sería recomendable que llevases una inyección de epinefrina, comúnmente llamado un epi-pen. Puedes ponértela tú mismo o pedir ayuda para que alguien te la ponga. Después de eso, debes ir al hospital.

Tratamiento de las picasuras de la hormiga de fuego

Para tratar correctamente una picadura de esta clase de hormigas debes:

  • Elevar la zona afectada. Mientras que vas de camino a casa debes mantener el brazo en una posición elevada para ayudar a minimizar la hinchazón.
  • Lavar la picadura con agua y jabón. Lava suavemente el área para eliminar la suciedad y demás residuos de la zona. Esto ayudará a prevenir una infección.
  • Coloca una compresa fría sobre el área infectada. Esto ayudará a aliviar la picazón mediante un descenso de la inflamación y el adormecimiento del área picada.
  • Toma un antihistamínico o usa una crema de hidrocortisona. Estos medicamentos te ayudarán a aliviar el dolor y la picazón.
  • No revientes las ampollas. Después de unas horas el hinchazón se desplomará un poco y se formará una ampolla. Nunca debes hacer estallar la ampolla, ya que el área no debe infectarse. Evita rascarla, ya que esto puede provocar que se rompa. Si la ampolla se rompe, limpia la zona con agua y jabón y vigila si hay signos de infección. Si el área se vuelve descolorida o comienza a secretar pus, puede estar infectada. Busca atención médica de inmediato.

Remedios caseros para las picaduras de hormigas

Los siguientes recursos se han probado con éxito, pero pueden no funcionar en tu caso. Si tienes cualquier duda, debes consultarlo con un médico.

  • Utiliza alcohol y un ablandador de carne. Después de sacudirte las hormigas, enjuaga inmediatamente el área con alcohol y deja que se moje. Eleva el área y espolvorea una generosa cantidad de un ablandador de carne en la zona. Esto evitará que los efectos de la picadura progresen más allá hasta el momento del tratamiento.
  • Utiliza un desinfectante de manos. Los jugadores de golf utilizan a veces este método en Florida. Ten siempre a mano una botella de líquido desinfectante de manos. Aplica el desinfectante de manos en la zona de la mordedura de forma generosa después de liberar la piel de las hormigas. Esto te ayudará a aliviar la quemadura por el momento y los síntomas habituales pueden no volver a aparecer hasta pasadas unas horas, lo que te permite continuar con tu actividad. Toma Benadryl o un antihistamínico equivalente cuando vuelvas a casa.
  • Trata de frotar el área de la picadura con mucho cuidado con una pasta hecha de agua y bicarbonato de sodio. Esto puede ayudarte a disminuir la picazón y puede ayudar a reducir el enrojecimiento. Una pasta hecha de bicarbonato de soda y vinagre también puede funcionarte.
  • Ponte una bolsa de hielo o un paño mojado en agua fría. Aplica directamente a la zona de la mordedura en intervalos de 10 minutos, tomando un descanso entre cada tratamiento. Ten en cuenta que el hielo puede quemar la piel si se mantiene sobre ella durante mucho tiempo.
  • Utiliza amoníaco. Tan pronto como te hayan picado, utiliza amoníaco para enjuagar el área lo más rápido posible. Un producto común que contiene amoníaco es el Windex o cualquier otro producto para limpiar ventanas. Esto reducirá al mínimo los efectos de las picaduras.