Fiebre Dengue

La fiebre Dengue es una enfermedad dolorosa y debilitante transmitida por los mosquitos y causada por cuatro virus diferentes. Estos virus están relacionados con los virus que causan el virus del Nilo Occidental y de la fiebre amarilla.

Fiebre Dengue

Cada año hay 100 millones de casos de fiebre del Dengue en todo el planeta. La mayoría de ellos se encuentran en las zonas tropicales del mundo. Esta enfermedad tiene más incidencia en:

  • El subcontinente indio.
  • Sudeste de Asia.
  • El sur de China.
  • Taiwán.
  • Las Islas del Pacífico.
  • El Caribe (excepto Cuba y las Islas Caimán).
  • México.
  • África.
  • América central y del Sur (excepto Chile, Paraguay y Argentina).
Fiebre Dengue

La mayoría de los casos en España y Estados Unidos ocurren en personas que contrajeron la infección durante un viaje en el extranjero. Pero el riesgo es cada vez mayor para las personas que viven a lo largo de la frontera Texas-México y en otras partes del sur de Estados Unidos. En 2009, hubo un brote de fiebre del dengue en Florida.

La fiebre del dengue es transmitida por la picadura de un mosquito Aedes infectado por el virus del dengue. El mosquito se infecta cuando pica a una persona con el virus del dengue. No se puede transmitir directamente de una persona a otra persona.

Los síntomas de la fiebre Dengue

Los síntomas, generalmente comienzan cuatro o seis días después de la infección y duran hasta 10 días, estos puede incluir:

  • Fiebre repentina y alta.
  • Dolores de cabeza severos.
  • Dolor detrás de los ojos.
  • Dolor muscular y en las articulaciones.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Erupciones en la piel, que aparece tres o cuatro días después de la aparición de fiebre.
  • Sangrado leve (por la nariz, encías sangrantes o moretones).

A veces los síntomas son leves y se pueden confundir con los de la gripe u otra infección viral. Los niños pequeños y las personas que nunca han tenido la infección antes, tienden a tener casos más leves que los niños mayores y los adultos. Sin embargo, pueden desarrollarse problemas graves. Estos incluyen fiebre dengue hemorrágica, que es una complicación poco frecuente, caracterizada por fiebre alta, daño a los vasos linfáticos y sanguíneos, sangrado de la nariz y las encías, inflamación del hígado e insuficiencia del sistema circulatorio. Los síntomas pueden progresar a hemorragia masiva, shock y muerte. Esto se conoce como el síndrome de choque por dengue (DSS).

Las personas con sistemas inmunes debilitados, así como aquellos con una segunda infección de dengue o una infección posterior se cree, que están en mayor riesgo de desarrollar fiebre hemorrágica del dengue.

Diagnóstico de la fibre Dengue

Los médicos pueden diagnosticar la infección por dengue con un análisis de sangre para detectar el virus o los anticuerpos del virus. Si enfermas después de viajar a una zona tropical, informa a tu médico. Esto permitirá a tu médico evaluar la posibilidad de que tus síntomas fueran causados ​​por una infección del dengue.

Tratamiento de la fiebre Dengue

No existe un medicamento específico para tratar la infección del dengue. Si crees que puede tener fiebre Dengue, debes tomar analgésicos con paracetamol y evitar medicamentos que contengan aspirina, lo que podría empeorar la hemorragia. También debes descansar, beber mucho líquido, y consultas a tu médico. Si comienzas a sentirte mal en las primeras 24 horas después de que la fiebre haya disminuído, debes ir a un hospital de inmediato para revisar las complicaciones.

Prevención de la fiebre Dengue

No existe una vacuna para prevenir la fiebre Dengue. La mejor manera de prevenir la enfermedad es evitar las picaduras de mosquitos infectados, sobre todo si vives o viajas a una zona tropical. Se trata de protegerte a ti mismo y hacer esfuerzos para mantener a la población de mosquitos a raya.

Para protegerte de los mosquitos:

  • Mantente alejado de las zonas residenciales densamente pobladas, si es posible.
  • Utiliza repelentes de mosquitos, incluso en interiores.
  • Al aire libre, utiliza camisas de manga larga y pantalones largos metidos en los calcetines.
  • En recintos cerrados, utiliza el aire acondicionado si es posible.
  • Pon mosquiteras en las ventanas.

Si se presentan síntomas de Dengue, habla con tu médico. Para reducir la población de mosquitos, debes deshacerte de los lugares donde los mosquitos puedan reproducirse. Estos incluyen llantas viejas, latas, macetas o cualquier recimpiemte que se pueda llenar con agua de lluvia. Cambia regularmente el agua tus mascotas.

Si alguien en tu casa contrae la fiebre Dengue, debes tener especial vigilancia sobre los mosquitos. Los mosquitos que pican al familiar infectado puede transmitir la infección a otras personas de tu casa.